Estancia Huetel, 25 de Mayo, Provincia de Buenos Aires

La estancia Huetel de Concepción Unzué de Casares mantiene el estilo del rey Luis Xlll. Es una de las estancias más suntuosas del país. De inconfundible estilo Luis Xlll. El casco de una estancia típico del siglo xlx consistía en la residencia principal. Las donaciones de terrenos en la campaña las efectuaba directamente al gobierno pero para la toma de posesión intervenía la municipalidad, de esta manera se adquirieron los campos en Huetel. Vivía el mayordomo o los propietarios durante los meses de verano. Un conjunto de ranchos para el capataz y la peonada, dependencia anexas usadas para oficinas administrativas, cocinas y galpones para herramientas, cueros, grasa y aperos. Incluía además los corrales para los caballos de trabajo y herrajes. Antes de la introducción del alambrado en la década de 1.860, los viejos cascos estaban rodeados de fosas de tres m. de profundidad y ocho m. de ancho, construidos como medio de defensa para los ataques indígenas y a la vez para proteger los frutales y animales de calidad. A medida de una estancia prosperaba, sus dueños o bien agregaban habitaciones al viejo casco o levantaban una opulenta casa nueva alejada a la original y construían una capilla en el parque. El establecimiento tiene sesenta mil hectáreas en el partido de 25 de Mayo, permitió a su propietaria dar rienda suelta a su fantasía y transformar ese pedazo de suelo pampa en la esmeralda copia de un chateu francés de periodo de los Borbones.

Huetel significa Mulita en lengua indígena, es testimonio de los logro de la familia que en 3 generaciones se había convertido en una de las mas ricas del pais. Cuando saturnino falleció en 1886 dejo una herencia copiosa. Concepción casada con Carlos Casares fue una mujer muy rica dentro de la sociedad. La construcción de la casa empezó en 1906, bajo la dirección del arquitecto Dunoart, pero Carlos Casares falleció en 1907 sin alcanzar a verla terminada. La mansión, que se inauguró dos años después resultó ser un edificio elegante, con escalinatas de mármol, terrazas con amplios balcones en el primer piso y mansardas gris azuladas en la planta alta, tenia decenas de salones y habitaciones. Todo hacia suponer que Huetel seria el marco adecuado para una activa vida social. Pero Concepción Unzué era una mujer retraída, de pocas palabras, pero tenaz y voluntariosa. Para controlar la marcha de las plantaciones la recorrió en un cochecito tirado por un petiso. Muy piadosa, regalo a la población rural escuelas, hospicios y hospitales. 

En 1925 el Príncipe de Gales, que seria Eduardo Vlll se detuvo un par de días en la estancia. Llego en tren hasta el corazón del establecimiento, que disponía entonces de un ramal de Ferrocarril Sud y de andén propio. Según la crónica mundana, exhausto de las funciones protocolares, el príncipe se dio el lujo de quedarse a dormir hasta tarde en el vagón y de no concurrir a los festejos realizados en su honor. Sin embargo, por la noche se deleito con excepcional espectáculo de tango ofrecido por el legendario don Gardel – Rezzano, traído especialmente para esa velada. Concepción Unzué murió casi centenaria en 1959, como no tenia hijos dejo la estancia a su sobrina Josefina Álzaga Unzué de Sánchez Elia. Su hija Josefina Sánchez Álzaga Larreta, es la actual dueña de Huetel. Posee allí 7.000n hectáreas y una cantidad similar que fue de su hermano Horacio, esta en manos de María Elena Unzué. Marcelo Torcuarto de Alvear presidente de la argentina en el periodo 1922 – 28 visito la estancia Huetel. La estación Huetel del Ramal de ferrocarril que se internaba en le estancia. La magnífica residencia fue diseñada en estilo Luis XIII por el arquitecto Jacques Dunant e inaugurada en 1909. Otras refinadas construcciones se ubican en el parque tales como: la capilla neogótica en homenaje a Carlos Casares, la cochera, la crémerie donde se preparan la manteca y los quesos, la casa de la usina eléctrica, etc






Comentarios

Entradas populares