Noroeste Litoral Cuyo Buenos Aires Centro Patagonia perito moreno, patagonia Las Leñas, cuyo Bariloche, Río Negro valle de la luna, cuyo Purmamarca, noroeste tren a las nubes, noroeste Cataratas del Iguazú El Palmar de Colón, litoral Provincia de Cordoba Capital federal, Buenos Aires Peninsula Valdes, Patagonia Ushuaia. Patagonia


lunes, 24 de diciembre de 2012

Amazonas: Tierra de misterios y leyendas


Un viaje en crucero por el río Solimões hasta el famoso “encuentro de las aguas”. La vida a bordo, entre comunidades que viven en casas flotantes, pesca de pirañas y un baño con delfines rosados. Además, trekking por la selva, avistaje de yacarés y los vestigios de la fiebre del caucho en Manaos.


POR DIANA PAZOS / ESPECIAL PARA CLARIN

Sólo faltan veinticuatro horas para internarse en ese exceso de la naturaleza llamado Amazonas, que ya desde el aire promete una experiencia sublime. A medida que el avión se aproxima al manto verde compacto interrumpido por las curvas del río más caudaloso del mundo, el tejido comienza a dejar algunos claros inquietantes en los que van tomando forma los seres –amables y no tanto– que habitan en la selva. Pero vayamos por partes, porque antes de embarcarnos –literalmente– en las aguas plagadas de yacarés, víboras y pirañas, nos espera un día entero en una jungla urbana: Manaos .
Al norte de Brasil , la capital del estado de Amazonas aparece como una contradicción entre su ritmo vertiginoso y su calor asfixiante, entre su incomodidad geográfica y sus 1.800.000 habitantes. Como todo caos lejano y ajeno, Manaos funciona como un imán desopilante y una señal de alerta al mismo tiempo, aun para quienes estamos habituados a padecer junglas de asfalto sudamericanas, superpobladas de gente apurada que llegará a destino de la forma más rápida y despiadada que pueda.
Fundada por los portugueses en 1669 a unos 4.000 km de San Pablo, todas las explicaciones sobre la riqueza acelerada de Manaos encuentran sus raíces –vaya paradoja– en un árbol, que provocó la “fiebre del caucho”, así como su decadencia aún latente vino con sus inesperadas ramificaciones. Esta historia se extiende desde 1860 hasta 1920, cuando aquí se vivía el boom del seringueira (caucho, en portugués) y era la única ciudad de Brasil con luz eléctrica y avances tecnológicos que casi nadie tenía: tranvía, avenidas construidas sobre pantanos y edificios imponentes de estilo europeo (el Teatro Amazonas, el Palacio de Gobierno, el Mercado Municipal y la Aduana, entre otros). Algunas abandonadas, otras devenidas museos, las construcciones dan cuenta de aquella “París de los trópicos” que derrochaba excentricidad y satisfacía a una nueva clase rica que quería vivir con las comodidades y lujos del Viejo Continente.
El furor del caucho
Nada más atinado que haber traído a este viaje la novela de aventuras “Fordlandia”, el nombre autorreferencial que le diera el magnate Henry Ford a la ciudad que decidió fundar en el Amazonas, con el objetivo de levantar la más fabulosa fábrica de caucho del planeta, cansado de pagar sobreprecios a la materia prima que le vendían los ingleses para usar en sus neumáticos. Es así como miles de hombres llegaron hasta “ la pared vegetal prolongada hasta el absurdo ” o la tierra remota donde “ el sol gobierna impunemente ”, sin tener en cuenta que “ la selva sabe defenderse de sus verdugos ”.
Los relatos de la lucha sin tregua entre los hombres y la naturaleza (en la que nada responde conforme a lo esperado) atrapan como una telaraña y, salvando las distancias –argumentales y geográficas– se comprende en estas instancias un poco más la locura desatada en el entrañable “Corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad y en la película “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola. El sacerdote de “Fordlandia” lo resume así: “ …Nadie sabe cuál es la razón por la que nos trastornamos cuando habitamos en la selva… En la selva hay algo inhumano que primero nos retiene, después nos sacude y finalmente nos llama para tragarnos” .
El furor del caucho llegó a su fin con la producción comercial a gran escala del caucho sintético en la Primera Guerra Mundial y la expansión que logró en la Segunda. En el caso concreto de Manaos, ante los sucesivos problemas económicos y sociales acarreados por los altos índices de desempleo y la multiplicación de favelas, los gobiernos decidieron crear en este sitio una zona franca, libre de impuestos, y un parque industrial impulsado por ventajas impositivas.
Es entonces cuando el bullicio envolvente necesita ser ordenado, aunque sea mentalmente. En primer lugar, visitamos el Palacio Río Negro, la suntuosa residencia del alemán Karl Waldemar Scholz, quien se instaló en la floresta amazónica en los prósperos comienzos del siglo XX. Aún hoy, resultan desmesuradas las dos plantas con una galería en la que el calor es mucho más piadoso. Sede de Gobierno en las décadas posteriores y actual centro turístico y cultural, además de exhibir en sus salas los símbolos del estado (el himno y la bandera del Amazonas, por ejemplo) el palacio tiene registros fotográficos de los tiempos en los que el río Negro estaba ahí nomás de la entrada.
Mientras avanzamos por calles donde se venden cientos de relojes y celulares liberados a precios sorprendentes, junto a ropa y zapatos con predominio del plástico, divisamos una cúpula con los colores de la bandera de Brasil. Se trata del famoso Teatro Amazonas, construido en 1896, para que las clases adineradas asistieran a la ópera sin añorar la lejana Europa. El teatro aparece en la multipremiada película “Fitzcarraldo” que, si bien hace foco en la Amazonía peruana e Iquitos, se basa en la historia real de un amante de la ópera obsesionado por construir un teatro en la selva en el siglo XIX.
Todos los edificios señoriales y ostentosos fueron levantados con materiales especialmente traídos de distintas ciudades europeas, tanto los que quedan en pie impecables como los que fueron devorados por la vegetación. En ninguno de los dos extremos se encuentra el Mercado Municipal, pero merecería figurar en un “top ten” de los mercados más locos del mundo (si tal categoría existiera). Bajo su gran estructura de hierro –mitad inglesa, mitad francesa–, una multitud uniformada de blanco y gorra de rigor descama y filetea algunas de las 1.700 especies de pescados de agua dulce que se conocen en la región. Sorprende no sólo la cantidad de los pescados sino el tamaño de la mayoría. Al llegar al puesto donde se vende el pirarucú, lo primero que uno piensa es que comer ese filet podría demandar un par de meses; una reflexión descartada un segundo después por otra, igualmente inocente y realista: ¡el pirarucú no entra en nuestra heladera! Para demostrar que no exageramos, las cifras avalan estas impresiones: este es el pescado con escamas más grande del mundo que, en promedio, pesa unos 150 kg y mide 2,5 metros de largo.
A pocos metros del mercado –también tiene un ala dedicada a las frutas y verduras– está la Feria de la Banana y el puerto, la terminal del transporte público regional. Como si fuera Retiro, en Buenos Aires, pero con barcos. Belém, Monte Alegre, Santarém y Porto Velho aparentan ser los destinos con mayor demanda en los numerosos puestos callejeros (imaginen una seguidilla de mesas y sillas de plástico con sombrillas frente al río Negro) que venden pasajes.
Camiones repletos de mercadería (esto ocurrió en noviembre, cuando no habían comenzado las lluvias que se prolongan hasta mayo, y había orilla donde estacionar); hombres cargando paquetes, valijas y carretillas; viajeros embarcando para hacer un trámite, visitar un pariente o irse de vacaciones… Así es el puerto de Manaos, reafirmando la frase que escucharemos una y otra vez en esta travesía: “En vez de rutas, tenemos ríos”.
Los pueblos flotantes
Finalmente llega la hora de dejar Manaos y la mirada encuentra, entre cientos de barcos, un nombre que le resulta agradable: Iberostar Grand Amazon . Pocos minutos después, embarcamos con el propósito de recorrer el río Solimões (es decir, el propio río Amazonas en el tramo comprendido entre la triple frontera de Brasil-Colombia-Perú y Manaos). La noche sofocante nos encuentra en la piscina del barco tomando una caipirinha y la luna llena ilumina las aguas claras. Decidimos que es una señal de buen augurio.
A las ocho de la mañana será nuestra salida en lancha y el primer contacto estrecho con el Amazonas brasileño. Los datos son reveladores: en la selva amazónica vive y se reproduce más de un tercio de las especies existentes en el planeta. En una región de clima caliente y húmedo, el Amazonas tiene un millón de km2, en gran parte cubiertos por la mayor y más diversificada floresta tropical del mundo. A su vez, el estado más grande de Brasil tiene una cuenca hidrográfica que representa el 20% del agua dulce del globo, incluyendo al río Amazonas. Su nombre encuentra relación con la mitología griega y ciertas bases históricas, que hablan de una antigua nación formada por mujeres guerreras que se cortaban el pecho derecho para usar su arco y las lanzas con mayor libertad. Con los siglos, las teorías las ubicaron en lugares aún más remotos. Por ejemplo, el conquistador Francisco de Orellana aseguró haber luchado en Sudamérica con mujeres corpulentas que arrojaban cerbatanas y flechas con veneno, por lo que el río recibió su nombre. Mito o realidad, y más allá de las amazonas del siglo XX (como Wonder Woman o Xena), este tramo del río se llama Solimões. Y su nivel, bajo hasta noviembre, permite ver muchos yacarés. Nuestro guía, Rafael, termina esa frase y justo aparece un ejemplar negro que nos sigue con la mirada. Mejor nos alejamos...
Saludan a su paso, pescadores que lanzan redes desde sus botes, con motores de rabeta que usan como generadores en sus casas. Dispersos aquí y allá, cruzamos caseríos flotantes, donde la estación de servicio y el bar se levantan también sobre grandes troncos que mecen las crecidas. Algunos pobladores viven en pequeñas casas de madera que flotan, pero gran parte de los habitantes directamente reside en barcos. En ambos casos, es frecuente verlos a todos dormir en hamacas paraguayas.
Luego de pasar por un astillero indígena (construyen los barcos “a ojo” y transmiten sus conocimientos de generación en generación), bajamos para visitar la casa de Alvaro. Nieto de un recolector de caucho, el esposo de Leia tiene nueve hijos (un buen número, dicen, para demostrar que su matrimonio anda sobre rieles y, también, para que los chicos ayuden en el cultivo de la mandioca). Con cortinas a modo de puertas y hamacas en lugar de camas (parece que entre los jaguares, las víboras y todo el repertorio de alimañas es lo más seguro), la casa se levanta sobre pilotes, en un terreno más alto. Claro, esta alternativa de vivienda resulta más costosa.
Leia y sus hijos sirven jugos y enseñan cómo juntan el agua de lluvia en recipientes, explican las bondades de sus plantas medicinales y revelan los secretos del urucún, un fruto rojo ideal para maquillarse y protegerse del sol.
Al hablar de pueblos originarios, basta con citar algunos números para comprender su realidad: en el siglo XVI, cuando llegaron los europeos, había 5 millones de indígenas en todo Brasil; en 2008, quedaban 400.000. Con respecto al Amazonas, en la actualidad, se registran 76 etnias dispersas. Los caboclos viven de la agricultura, la caza y la pesca, mientras que los ribeirinhos –como su nombre lo indica– prefieren la ribera para abocarse a la pesca. Ya no quedan grupos nómades en las orillas porque evitan el contacto con los hombres blancos en general y con los turistas en particular.
Cuenta Rafael que hay unos 18 grupos internados en la selva y que nunca tuvieron contacto con otras personas. Entonces recuerda la anécdota de un grupo de periodistas alemanes que intentaron contactarlos hace unos años y, si bien los dejaron salir con vida en sus naves, antes arrojaron su ropa y sus cámaras al agua.
Mucho más inocente es nuestra recorrida por Manacapurú , la segunda ciudad más grande del Amazonas después de Manaos. Tiene 90.000 habitantes y vamos en lancha porque, como casi todo en el río Solimões, es flotante. Un poco más osado es el trekking por la selva, entre árboles de caucho, lianas, irupés y huecos donde viven tarántulas (por suerte, salen de noche). Y sospechamos que nuestra emoción al “pescar pirañas” despierta cierta ternura entre los expertos en el tema que libran verdaderas batallas con peces de más de cien kilos.
Cuando esta cronista –y todos los integrantes del grupo– logra sacar dos pirañas blancas y una roja sin esfuerzo llega la primera conclusión: no debe ser nada complicado. Sin embargo, pronto nos aclaran que aquí hay millones de pirañas de 15 especies y que las negras pueden convertir en sólo diez minutos a una persona –lastimada, eso sí– en un esqueleto.
Pero si uno tuviera que ser inevitablemente devorado por algún animal en estas aguas, lo único que pedimos es que no sean los candirús. Para quienes creíamos que se trataba de un mito selvático, los terroríficos peces-bacteria existen, ingresan por los orificios –y si no encuentran ninguno, lo fabrican en segundos– y ¡se alimentan de las vísceras!
Avistaje nocturno de yacarés
Por si el último dato no provocaba pesadillas, esa misma noche salimos a hacer avistaje de yacarés. En la más absoluta oscuridad, en silencio, entre camalotes pantanosos... La lancha se detiene junto a la costa y Rafa –ahora lo llamamos así– hace un rastrillaje con su reflector, los escandila y atrapa por unos minutos a dos pequeños para que todos puedan verlos de cerca y fotografiarlos. Entonces, ocurre lo más imprevisto e imprudente: cuando descubrimos un yacaré de casi tres metros, un pasajero tiene la ocurrencia de clavarle una rama en el lomo, logrando que salte en nuestra dirección. Los alaridos, risas, insultos e inestabilidad que sufrió la lancha quedaron registrados por un colega, cuyo video termina “en negro” luego de los gritos, obteniendo una película de terror casera que veremos mil veces.
Pasado este susto, hablemos de Rafa que, entre paréntesis, se parece bastante a Nadal. Los hombres del grupo no le reconocen mayor mérito, aunque toca la guitarra, cuenta un sinfín de historias de aventuras en portuñol, hace supervivencia en la selva, es DJ si hay fiesta, nada en el río Negro y enseña a hacer pulseras y tobilleras. No se sabe si resultado de su valentía o de su inconciencia, porta heridas de mordeduras de pirañas, yararás, delfines, yacarés, perezosos, monos y... ¡candirús!
En la última mañana, la cita es en el cuarto puente para asistir alEncuentro de las Aguas.
El esperado fenómeno natural consiste en la confluencia del río Negro –oscuro y ácido– y el Solimões –amarillento–, que a lo largo de 6 km corren paralelos sin juntarse por sus diferencias de temperatura, velocidad y densidad. Una explicación científica que circula junto a las historias de los delfines y el mito de las aguerridas amazonas, sin tampoco mezclarse. Es que en estas tierras misteriosas las leyendas son sagradas.

IMPERDIBLE
Delfines rosados y anacondas
Se navega una hora y media por el río Negro, partiendo desde Manaos hasta Recanto do Boto, un emprendimiento junto al lago de Acajatuba, en el municipio de Iranduba. El mayor atractivo de la excursión a esta comunidad de 16 familias, consiste en tomar un baño con los delfines rosados (botos, en portugués). Si bien también hay algunos grises, los delfines de color rosa son la gran sorpresa del lugar, por su temperamento feroz y su dentadura poderosa. Con el agua a la cintura, nos piden que tengamos las manos en alto –como si fuera un asalto– porque pueden mordernos al confundirlas con las sardinas que les provee el entrenador. Cuando los animales saltan con furia, les tocamos el cuerpo llamativamente blando y nos cuentan una leyenda. Se dice que en las noches de fiesta, las jóvenes de la región suelen ser raptadas por delfines, y semanas más tarde, aparecen embarazadas. Cuesta creerlo, pero hay niños anotados como hijos de María (supongamos) y Boto (¡un delfín!), al desconocer quién es el padre.
En el momento menos pensado, llega nadando un perezoso de tres dedos, y se muestra tan sociable como los monitos que nos esperaban minutos más tarde en el Ariaú Amazon Towers, el hotel levantado sobre pilotes en medio de la selva, donde se filmó la película “Anaconda” (aunque no tan grandes, las hay en cantidades) y el reality “Survivor”. Lo mejor del lugar: las “casas de Tarzán” en las copas de los árboles a las que se trepa con escaleritas de madera. Cuando visitamos una de estas cabañas situadas a 20 metros del suelo, entran cinco monos que serán imposibles de desalojar, piensa uno. Pero el encargado aplaude dos veces y salen todos en fila.

MINIGUIA
COMO LLEGAR. De Buenos Aires a Manaos, con una o dos escalas, desde $ 2.500 más impuestos por LAN, GOL y TAM.
PAQUETE. Con pasajes aéreos a Manaos, traslados, 2 noches en el Hotel Tropical de Manaos, con desayuno y city tour (www.tropicalhotel.com.br) y 3 noches en el crucero Iberostar Grand Amazon con régimen all inclusive, US$ 2.350. El barco ofrece barra libre con buenas etiquetas, piscina, cabinas con balcón, gimnasio, biblioteca, tienda de regalos y sala de eventos (www.grandamazoncruises.com; www.iberostar.com.br).
ATENCION. En el Amazonas llueve de diciembre a mayo, y los ríos crecen hasta 20 metros. Según el interés del viajero, se puede visitar todo el año.




sábado, 22 de diciembre de 2012

Vacaciones para Nadie: Este 2013, la mayoría descansará en su casa

La inflación y el freno de la economía, junto con las restricciones cambiarias, entre otros factores, impactarán fuertemente en el turismo, al punto que este 2013, un 53% de la población deberá prescindir de sus vacaciones o descansará en su hogar. Ocurre que las vacaciones de verano están ya fuera del paquete de opciones de la mayoría de los argentinos.



CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Si 2012 fue un año complicado para Cristina Fernández, para los argentinos fue aún peor. La inflación, sumada al estancamiento de la economía, hace destrozos en sus bolsillo. Y en el inicio de 2013 terminarán de confirmarlo, sentados en sus casas, ¿viendo la TV pública?
Ocurre que aquellos factores sumados a las restricciones aplicadas en el mercado cambiario terminaron por conformar un cóctel que dejó a la mayoría de los argentinos sin vacaciones, sin ese descanso anual que permite reiniciar las actividades con mayor energía y alegría.
Y es que según la última encuesta de la 'Consultora Poliarquía', para un 53% de los argentinos, armar el bolso o la valija para vacacionar quedó fuera del paquete de opciones que maneja para este verano. Mientras que para 1 de cada 4 habitantes, la alternativa es hacerlo por menos días que en el año anterior. 
El relevamiento, realizado entre el 3 y el 14 de diciembre, exhibió que el porcentaje de personas que no se trasladará a destinos vacacionales durante el verano, ya sea porque no se tomará días de vacaciones o porque planea descansar en su lugar de residencia, crece a medida que desciende el nivel de instrucción de los entrevistados y entre los mayores de 30 años. Además, un 24% de la población señaló que se tomaría menos días de vacaciones que el año pasado, frente a un 50% que dijo que mantendrá la misma cantidad de días y apenas un 9% que afirma que extenderá sus vacaciones.
Según la encuesta que  publica el diario 'El Cronista', entre quienes sí viajarán, el destino más popular es la Costa Atlántica, con 13% de las menciones; a las distintas provincias del interior del país se trasladará un 17% de la población y a la Ciudad de Buenos Aires 2%. Los países extranjeros, en tanto, fueron elegidos solo por 4% de la población encuestada. 
“El desdoblamiento del tipo de cambio, la devaluación sufrida por el peso, las restricciones a la compra de dólares y el mayor monitoreo de la AFIP, combinado con un año de menor crecimiento económico, dan sustento a la disminución del número de turista que viajarían al extranjero que surge de la encuesta”, sostuvo Alejandro Catterberg, director de Poliarquía.
“Brasil, Uruguay y Chile captan en promedio en los últimos años el 70% del turismo argentino que sale del país. En el verano de 2012, visitaron alguno de estos países 1,9 millones de argentinos, para el 2013 creemos que la cifra se reducirá a 1,1 millones”, agregó. En total, la consultora estima que alrededor de 1,7 millones de argentinos harán turismo fuera del país, un millón menos que los 2.707.318 que lo hicieron en el primer trimestre de 2012.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Notre Dame, 850 años de gloria

Saqueada en numerosas ocasiones, la Catedral de Notre Dame de París, que simboliza el triunfo del arte gótico sobre la barbarie, celebra sus 850 años el 12 de diciembre, 150 años después de haber sido rescatada del naufragio por el arquitecto francés Viollet-le-Duc.



La elegante e inspiradora catedral católica “domina” París desde el siglo XII, sobreviviendo a la Guerra de los Cien Años, la Revolución Francesa y las dos Guerras Mundiales, y ahora está lista para resistir la invasión de turistas de todo el mundo.
Acomodada en una pequeña isla del río Sena, Notre Dame es una referencia religiosa, cultural e histórica en una ciudad que no anda escasa de joyas arquitectónicas. ”Durante 850 años, esta catedral ha sido un símbolo de belleza, verdad y bondad que ha atraído a generaciones hasta aquí“, dijo monseñor Patrick Jacquin, párroco y primado de Notre Dame, a los pies del edificio a orillas del Sena.
Con sus elegantes arbotantes y contrafuertes, su imponente fachada y sus famosas campanas (inmortalizadas en “El jorobado de Notre Dame”, de Víctor Hugo, por el desgarbado campanero Quasimodo), la iglesia cautiva a los visitantes desde que se colocara su primera piedra en 1163 en presencia del papa Alejandro III.
Desde el 12 diciembre de 2012 hasta el 24 de noviembre de 2013, Notre Dame espera dar la bienvenida a más de 20 millones de peregrinos y turistas, un impulso a su media de 14 millones de visitantes anuales.










lunes, 10 de diciembre de 2012

Lago Puelo, Chubut

A 120 kilómetros de San Carlos de Bariloche (Río Negro) y 165 de Esquel (Chubut), integrando la Comarca Andina del Paralelo 42º se encuentra la localidad de Lago Puelo, un típico reducto chubutense cordillerano, cercano al lago homónimo. A él se llega por la ruta nacional 258 (totalmente asfaltada) desde San Carlos de Bariloche, en forma aérea y terrestre con 12 frecuencias diarias.




Al igual que el resto de las poblaciones de la Comarca (El Bolsón, El Hoyo, Epuyén, El Maitén y Cholila) basa, principalmente su economía en la producción de frutas finas (Cerezas, Frutillas, Frambuesa) y la actividad turística.
Otras actividades denominadas "No convencionales" se destacan en la región. Los trabajos de artesanías, de reconocida calidad o la producción de especies vegetales con tratamiento y cuidado especiales (endibias, hongos, espárragos), se suman al abanico de la producción regional.

Los 5500 habitantes de esta pintoresca localidad viven al resguardo del Cerro Currumahuida y de cara al lago. En este lugar, cada año, en el mes de enero, se realiza la Fiesta Nacional "El Bosque y su Entorno"
El Valle de Lago Puelo es de origen glacial. Es estrecho y alargado recorrido en su zona media por los ríos Azul y Quemquemtreu que, juntos a otros cursos de agua, son el sustento del ecosistema de un valle con una ingresión valdiviana notable.

De las fuentes de producción y economía de la región, se destaca principalmente la llamada "industria sin chimeneas", o sea el turismo. Importantes complejos de hosterías, cabañas y residenciales se esparcen por los valles de la región. La oferta turística general se quintuplicó en los últimos siete años. Los habitantes entienden que este será el recurso para el futuro y por ello trabajan en mejorar la oferta ya existente dentro de un marco de desarrollo sustentable y defensa del ambiente. En este rubro es de destacar que, el costo de los combustibles en la región (subsidiados al 50% del resto del país) hace que los visitantes se incrementen en forma progresiva en cada temporada.

Valles Calchaquies - Provincia de Catamarca

Esta enorme extensión que conforma las provincias de Catamarca, Tucumán y Salta, ofrece un panorama de paisajes sorprendentes, sinuosos caminos y coloridos cerros. Entre las pequeñas poblaciones que atraviesan los valles en esta provincia, se destaca la Ciudad de Santa María.



En cada una de estas ciudades los antepasados dejaron sus huellas plasmadas en monumentos y sus rocas.
Santa María es la capital de los Valles Calchaquíes. Fue uno de los principales asentamientos de los milenarios indios yokaviles, y donde aún hoy se pueden encontrar restos de esa cultura.
Pintoresco pueblo, rodeado de cerros donde se mezcla la aventura con la historia, los deportes extremos con la arqueología.
La temporada estival, enero y febrero, convoca a miles de visitantes en busca de descanso, recreación y participación de actividades programadas como el Encuentro Santamariano que al iniciar la segunda semana de enero convoca a las comunidades homónimas de todo el país y vienen a compartir su artesanía, producción, folklore y demás expresiones típicas; Santa María, “La Reina del Yokavil”, festividad mayor conformada por la Expo Valle donde la región a partir de la última semana de enero muestra todo su potencial económico y productivo y el Festival Folklórico que en tres noches reúne a los mayores exponentes del folklore nacional y regional.
Apenas concluido el festival, el 2 de febrero tiene lugar la fiesta en honor de Ntra. Sra. de la Candelaria, patrona de Santa María. Si de fiesta patronal se trata la mayor de ellas es la de San Roque en la vecina localidad de San José; allí cada 16 de agosto se dan cita más de 15.000 peregrinos donde la religiosidad y las tradiciones se manifiestan con todo su colorido. Inmediatamente se inicia el año agrícola para culminar entre los meses de marzo y abril con la cosecha y elaboración tradicional de los productos más exquisitos de la región, actividad que reúne a la familia santamariana abierta al encuentro, a la amistad y hospitalidad donde el visitante puede sentirse parte activa de éste marco de vivencias y costumbres lugareñas.
Esta tierra santamariana, fue uno de los valles sagrados de la Américaancestral, donde plenos de existencia y mística legendaria india, nuestros antepasados calchaquíes impregnaron el sur del mundo andino.
Laboriosos en la paz, profundamente arraigados en la mitología de su tiempo, valientes hasta el dramatismo en las últimas consecuencias de la guerra en defensa de la libertad.
Nada más apasionante para quien desde el contexto de su tiempo intenta una aproximación a la existencia del hombre, a su remoto pasado como una manera sabia y sensible de encontrarse con parte de la humanidad que nos precedió.
Es así, que el contacto con las artesanías, expresión material de una cultura, el rescate de la memoria como patrimonio histórico y los vestigios de las imponentes construcciones precolombinas a poca distancia de una ciudad que por ser el centro poblado más importante de la región con su fuerte estructura de servicios, ocupa un lugar preponderante dentro de la propuesta Calchaquí.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Nono, Córdoba

Su nombre, lejos de hacer referencia a la designación que los nietos de italianos brindan a sus abuelos, se remonta a un pasado mucho más remoto. Fue el pueblo comechingón, que habitaba la zona, el que dio origen al nombre de esta localidad cordobesa.



En sus inmediaciones, se levantan dos redondos cerros con forma de senos; en lengua comechingón, Nuños significa pecho de mujer. La historia fue alterando aquella palabra aborigen que llegó hasta nuestros días como Nono.
En los márgenes de la ruta provincial 14 esta hermosa villa se alza al pie de una imponente cadena montañosa y refugia un verdadero paraíso que suma su belleza y apacible tranquilidad, al confort de sus cabañas y casas de alquiler. Además de los zigzagueantes arroyos que bajan de las altas cumbres, dos grandes cauces surcan el verde corazón de Nono. Uno de ellos, el Río los Sauces, cumple desde hace años la función de colectar las aguas de la región para volcarlas finalmente en el gran espejo del Dique la Viña.

El otro afluente es el Río Chico, que escurriéndose en su largo lecho de piedras, entre ollas y cascadas de blanca espuma, va conformando los múltiples balnearios naturales que brindan el marco ideal para disfrutar de la frescura y el aire de las sierras.

Luego de recorrer Nono, nos damos cuenta que los antiguos comechingones no sólo legaron el nombre a esta localidad. Entre sus calles de postal serrana y en sus alrededores de agua cristalina y tupido verde, los pobladores de Nono han aprendido de sus antecesores aborígenes a convivir en un perfecto equilibrio con el entorno, a mantener esa milenaria armonía entre la mano del hombre y la maravilla de lo natural.

Jesús María, Cordoba

Jesús María es un apacible rincón de Córdoba, sobre la ruta nacional Nº 9, a 50 Km. al norte de la capital cordobesa. Está enclavada en las primeras estribaciones de las Sierras Chicas, escenario que la vió nacer comoEstancia de la Compañía de Jesús en el año 1618.



Rica en antecedentes históricos; fue la única vía de comunicación desde Buenos Aires al Alto Perú, una de las postas del camino real usado por los conquistadores.
Jesús María es una ciudad con densidad poblacional baja, lo que la hace tranquila y acogedora. A esta bella postal se suman el agradable ambiente hospitalario que ofrecen sus habitantes y los típicos paisajes, como los extensos campos de cultivo y cría de ganado, que se dibujan a su alrededor.

Visitarla hoy es recorrer los atractivos lugares naturales que ofrece conjugados con los vestigios de la historia.

Historia de Jesús María, Cordoba

La ciudad de Jesús María tuvo su origen en la estancia fundada por los jesuitas en 1618, y que fuera reducción indígena. A pocos kilómetros de la ciudad se encuentra el Convento de San Isidro, conformado por la espectacular casa-habitación, la iglesia, las bodegas, y otras dependencias que datan del siglo XVIII. Se ha instalado el Museo Jesuítico Nacional que guarda más de 20.000 piezas y que evoca la acción de la Compañía de Jesúsen la cuenca del Plata.

Varios héroes de la historia argentina descansaron bajo estos techos donde, además, Vélez Sársfield escribió muchas páginas del Código Civil Argentino.

Estancias Jesuitas en la Provincia de Córdoba

En 1599 la Compañía de Jesús se instaló en Córdoba y en la manzana asignada por el Cabildo rápidamente comenzó a desarrollar su labor espiritual y, sobre todo, educativa, que dio origen a dos instituciones de primer orden en la cultura cordobesa, nacional y latinoamericana: la Universidad y el Colegio de Monserrat.


Para sostener las actividades de sus colegios, los jesuitas generaron su propio mantenimiento a través de emprendimientos productivos en el interior del territorio provincial. Eran grandes establecimientos agro - ganaderos que contaban con instalaciones, equipos y sistemas hídricos necesarios para las actividades productivas (rurales, mineras, metalúrgicas, textiles, entre otras).


Las Estancias se organizaron alrededor de la iglesia o capilla, la residencia de los padres y hermanos estancieros, las construcciones destinadas a la producción y depósitos, como así también rancherías para esclavos e indios, completándose con quintas, chacras, huertas y campos de labranza y cría de ganado.


En cada una de las Estancias existen remarcables valores arquitectónicos en sus construcciones, en especial en las iglesias y ámbitos de la residencia, que se han mantenido hasta el presente y destacan a cada conjunto dentro del sistema en su totalidad.


Reconociendo estos valores patrimoniales únicos asociados a los testimonios jesuíticos en Córdoba, la UNESCO los ha inscripto en la Lista de Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, bajo la figura de serie de conjuntos. De esta manera, el sitio denominado Camino de las Estancias Jesuíticas está compuesto por seis conjuntos: la Manzana Jesuítica en la ciudad de Córdoba y las Estancias de Caroya (1616), Jesús María (1618), Santa Catalina(1622), Alta Gracia (1643) y La Candelaria (1683).

Cerro Champaqui, Córdoba

Las sierras cordobesas, son el escenario ideal para la aventura, Córdoba es compartir el paisaje que emociona y desafía experimentando las vivencias que laten en ella.

Al Cerro Champaquí se puede acceder desde distintos lugares, uno es Villa Alpina en el Valle de Calamuchita. El ascenso por esta vía es para aquellos que disfruten de la adrenalina y el trekking, recorriendo el cerro en todo su esplendor. En grupo o de manera individual el turista puede realizar, junto a un guía, una travesía de 3 días, pernoctando en refugios ubicados en la base del Champaquí.



La otra alternativa, para quienes quieran disfrutar del vértigo de ascender al cerro con un vehículo 4x4, pueden elegir hacerlo por Los Linderos. Esta aventura se lleva a cabo en un solo día, una travesía que combina 4x4 (algunos trayectos en caminos de alta dificultad) y trekking en un solo día. Es un camino a la inmensidad en el que los vehículos treparán el cerro y el paisaje se dividirá entre la piedra cuesta arriba y el precipicio. Después, los 2.800 metros del Champaquí, para mirar toda Córdoba y algo más.
Pero el Champaquí ofrece infinidad de maneras de recorrerlo, además del trekking o el ascenso en 4x4, se puede optar por hacerlo a caballo. Quien lo desee puede experimentar la sensación de recorrer un sinfín de senderos rocosos y arroyos que se trenzan bajo un paisaje verde, perfumado con peperinas, talas y nogales; con molles y espinillos que estrechan el sendero hasta que sólo es posible avanzar en fila india.
La quebrada del arroyo de Los Molles es fresca y bulliciosa. Después, hacia las cumbres de Achala, la subida comienza a ser mas exigente. Al superar los 2000 metros de altura, los tabaquillos, arbustos de fina corteza naranja, crecen entre las piedras.
Y Por fin, el cielo se despeja sobre una inmensa pampa de roca. Todo es piedra a 2800 metros. No hay referencia de huella alguna, sólo una línea zigzagueante y blanquecina marca el camino que pisan las bestias, sendero de las tropillas muleras que cruzaban la sierra desde los inicios de la vida colonial.
Vivir de estas experiencias constituye una excelente forma de disfrutar del tiempo libre y de conocer Córdoba. Las distintas agencias que organizan este tipo de expediciones cuentan con guías competentes, conocedores de las montañas y de las mejores formas de disfrutarlas.

Si la intención del turista es expandirse sin límites, convertir lo propio en extraño, encontrarse y reconocerse con la naturaleza, sentir y vivir plenamente la travesía, compartir el paisaje que emociona y desafía, asumir el compromiso de preservación que el medio impone, indagar la historia de quien lo habita, conocer las entrañas de un pueblo a través de su cocina y sentir la adrenalina que produce observar la majestuosidad de la montaña, sin dudas no debe dejar de visitar el Cerro Champaquí.

Parque Nacional Quebrada del Condorito

La Quebrada del Condorito, que da nombre al área protegida, es un profundo cañadón desde cuyos bordes superiores es factible observar a casi el mismo nivel el suave planeo de los cóndores andinos. Esta especie, típica de la Cordillera, tiene aquí una población que en las últimas décadas evidenció su declinación por la matanza de que fue objeto por los ganaderos.



Más allá de las importantes consideraciones técnicas y científicas que avalan la importancia de un Parque Nacional de aproximadamente 40.000 ha, que pone bajo un eficaz sistema de protección al área, está la incomparable belleza escénica del lugar.
El hombre moderno que vé limitado su horizonte a pocos metros por las imposiciones arquitectónicas a que se va acostumbrando; ecuentra y comienza a disfrutar aquí de la dimensión magnífica del paisaje. Los pastizales mecidos por el casi eterno viento de la Pampa, le da la movilidad necesaria para que no permanezcan estáticos.
Apearse del auto y caminar por la orilla del Río del Paso de las Piedras y a los pocos segundos perder el contacto visual con la máquina, nos introducirá en un mundo de silencio y grandiosidad pocas veces encontradas.

Nos podremos imaginar una larguísima travesía en busca de un lugar distante y poder apreciar la magnificencia de la  naturaleza, ante la que nos veremos empequeñecidos.Y los simples pajaritos, que ahora dejarán de ser de interés de los científicos, para transformarse en objeto de nuestra curiosidad y ver como incansable la "remolinera" busca uno y mil insectos precisamente allí en el "remolino" del arroyo o del río.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Es hora de disfrutar el verano

El 80 por ciento del turismo que se mueve en el país es interno. El dato, difundido por la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) ayuda a explicar la notoria mejora en servicios e infraestructura en los lugares clásicos para pasar las vacaciones y la incorporación de destinos emergentes entre las múltiples opciones de veraneo. El Programa de Fortalecimiento y Estímulo a Destinos Turísticos Emergentes –desarrollado por la Subsecretaría de Desarrollo Turístico de la Nación– impulsa pueblos poco conocidos del Noroeste, Chaco, Cuyo, Córdoba, Entre Ríos y la Patagonia.



Por su parte, el presidente del Consejo Federal de Turismo, Bernardo Racedo Aragón, estima en más de 6 millones la cifra de argentinos que se mueven por el país en verano. Por eso, las perspectivas –avaladas por la exitosa temporada pasada– son inmejorables. Por primera vez, las provincias del Noroeste acordaron presentar su oferta turística en forma conjunta, a través del sitio www.norteargentino.gov.ar. Durante las vacaciones, la región volverá a convocar a los aficionados al automovilismo, ya que desde el 11 hasta el 17 de enero el Rally Dakar atravesará Salta, Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja y Catamarca, además de la provincia de Córdoba.
En el Sur, a su vez, crecen las expectativas a partir de la puesta en marcha del programa “Aerolíneas vacaciones - Viajá por tu país”, que apunta a promocionar 34 destinos donde aterriza la aerolínea estatal. Pero, además, Sol Líneas Aéreas implementó frecuencias de cabotaje sin necesidad de pasar por la ciudad de Buenos Aires, como las conexiones desde Esquel hasta Bariloche, Trelew y Comodoro Rivadavia y la ruta Rosario-Córdoba capital-Mendoza capital-Neuquén capital-Comodoro Rivadavia-Río Gallegos-Río Grande.
En cuanto al ritmo de consultas y reservas, Carlos Barragán, gerente de ventas de la agencia ATI, explica que los destinos más requeridos son los clásicos, como Iguazú, Mendoza, Bariloche, Villa La Angostura, San Martín de los Andes, El Calafate y Ushuaia, y nota un gran crecimiento de Salta, inusual para la época estival. Por su parte, Gabriel Longo Elia, gerente comercial de Garbarino Viajes, agrega las sierras de Córdoba y San Luis entre las preferencias. Desde Asatej recomiendan combinar destinos, lo que permite conocer mejor las regiones: por ejemplo, hospedarse en Salta y hacer excursiones a Tucumán y Jujuy o unir Calafate con Ushuaia en avión.
Este informe es la primera entrega de 100 propuestas para pasar las vacaciones en la Argentina y el exterior. El próximo domingo, Viajesofrecerá “100 Escapadas de Verano”.

COSTA ATLANTICA
Playas para todos los gustos
Encabezados por Mar del Plata, los balnearios de la provincia de Buenos Aires renuevan sus propuestas, con más infraestructura, servicios y actividades para compartir en familia. Un panorama de los paquetes de verano, precios de alquileres y lugares para recorrer.
Mar del Plata
La más completa propuesta de recreación, descanso y servicios de la Costa Atlántica es ofrecida en los 47 kilómetros de costa del destino de verano por excelencia de la Argentina. 
El balneario Honu Beach, pegado al Aquarium, registra aumentos del 15% respecto al verano anterior: carpa para 6 con cochera, paddle, yoga, pileta, recreación y rampa de skate, $ 4.000 la quincena de enero; febrero, $ 3.000.
Alquiler de departamento céntrico de 2 ambientes para 4, $ 5.000 a $ 7.000 la primera quincena de enero; segunda quincena, $ 7.000 a $ 8.500.
En el bosque Peralta Ramos, un chalé para 5 personas con hidromasaje y dos baños, se alquila a $ 14.500 la 1era quincena de enero y $ 16.500 la 2da.
Habitación doble con desayuno, cochera, wi-fi y TV cable en el bed & breakfast Killarney, $ 580 por día; triple, $ 650 (www.killarney.com.ar).
Paseo por la costa en el barco Anamora (1 h. 10’), $ 79; de 3 a 10 años, $ 40.
Museo Eva Perón, en Chapadmalal, gratis. Entrada a Aquarium, $ 130; de 3 a 10 años y jubilados, $ 99.
Parque de juegos acuáticos Aquasol, $ 125; de 4 a 11 años y jubilados, $ 85.
www.turismomardelplata.gov.ar
Villa Gesell
Según estimaciones de la inmobiliaria Decoud, los alquileres previstos para la temporada presentan en Villa Gesell un aumento de entre el 20 y el 25 por ciento en comparación con el verano anterior. Un departamento de 3 ambientes para 5 personas cuesta alrededor de $ 8 mil la quincena; una casa para 8 personas con patio y garaje, de $ 12 mil a $ 13 mil la quincena. En Mar Azul, por una casa de 3 ambientes para 4 a 5 personas, con dos dormitorios, comedor, cocina, jardín, TV cable, heladera con freezer, microondas y vajilla se piden $ 11 mil la quincena.
Paquete de 6 noches con media pensión, wi-fi, piscina, juegos para chicos, TV cable y estacionamiento en la hostería Actinia, $ 4.200 para dos personas (www.actinia.com.ar).
Alquiler de cuatriciclo automático de 90 cc en Triwillie, $ 100 la hora con casco, clase de manejo y guía; con cambios, $ 120; excursión de 3 hs. 30 en cuatriciclo para dos personas hasta el faro Querandí, $ 175 cada uno; salida nocturna con refrigerio, $ 450 los dos. Otros paseos muy placenteros son las caminatas por la reserva Pinar del Norte y, a 10 kilómetros, Mar de las Pampas, Mar Azul y Las Gaviotas.
www.villagesell.gov.ar
Pinamar
Las playas, la moda y el bosque atraen en Pinamar y Cariló. Ostende y Valeria del Mar trasuntan una atmósfera más tranquila y familiar. Es muy variada la oferta de actividades de aventura, como travesías en cuatriciclo, trekking y cabalgatas.
El alquiler mensual de depto. de uno a cuatro ambientes en Pinamar fluctúa entre $ 7.200 y $ 21.600; los chalés, de $ 18.720 a $ 31.680. Son más accesibles en Ostende y Mar de Ostende: entre $ 11.520 y $ 17.280. Casa en Valeria del Mar, $ 13 mil a $ 20 mil por mes; en Cariló, $ 23 mil a $ 50 mil.
Cabaña para 4 Costa Alada, a 40 m de la playa de Valeria del Mar, con desayuno, parrilla, TV cable, wi-fi y alarma (se aceptan mascotas), $ 8.500 la semana en enero y $ 6.500 en febrero (www.costa-alada.com.ar).
Una semana para dos personas en hotel La Hostería Cariló, con desayuno, TV cable, estacionamiento, piscina, gimnasio, spa, yoga, wi-fi y dvd, $ 10.170 (www.hosteriacarilo.com.ar).
La noche para dos personas (mínimo, siete noches) en el hotel Reviens, en Pinamar, con desayuno, piscina, spa, gimnasio, wi-fi, juegos y TV cable, $ 1.092; suite para 3, $ 1.818; en febrero, $ 826 y $ 1.518 (www.hotelreviens.com).
www.pinamar.gov.ar 
Partido de la Costa
En sus 70 km de costa desde San Clemente hasta el faro de Punta Médanos, ofrece las playas más cercanas a la ciudad de Buenos Aires. Entre las novedades para el verano, el director de Promoción Turística del Partido de la Costa, Gustavo Sosa, anunció la puesta en marcha de diez emprendimientos inmobiliarios, el Parque Acuático Poseidón (junto a la ruta 11, en Santa Teresita), un torneo internacional de vóley playero y un campeonato de fútbol en la arena –participarán Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay– en San Bernardo. También habrá actividades deportivas y recreativas gratuitas, como Rock y Arena en distintos balnearios durante enero y febrero. Sosa también advirtió el incremento de un 20 por ciento promedio en los precios en comparación con la temporada pasada.
Departamento de un ambiente en enero, desde $ 2.200 hasta $ 3.900 en la primera quincena y de $ 2.500 a $ 4.300 en la segunda; en febrero, $ 2.200 a $ 3.900 primera quincena y $ 1.900 a $ 3.450 la segunda. 
Departamento para 4 Armenian Play, en Las Toninas, con TV cable, cocina y heladera, $ 2.700 la semana; para 6, $ 3.400 (0221- 155631392 / armenian-play@hotmail.com).
www.lacosta.tur.ar
Mar Chiquita
El partido de Mar Chiquita ofrece un frente costero con 67 km de playas. Las más populares son Santa Clara del Mar y el Balneario Parque Mar Chiquita, que cuenta con una albufera, una laguna de 45 metros cuadrados de superficie comunicada con el mar. La magnífica combinación de bosque y mar también se puede disfrutar en las más tranquilas localidades de Mar de Cobo, Santa Elena, Playa Dorada y Camet Norte, muy cerca de Mar del Plata. En Coronel Vidal, Vivoratá y General Pirán, turismo rural.
En Santa Clara, un chalé con capacidad para 4 a 8 personas con TV cable, garage y patio costará entre $ 3 mil y $ 6 mil durante la primera quincena de enero; en la segunda quincena, $ 3.500 a $ 7 mil.
Habitación doble con desayuno, jardín o terraza, wi-fi y ropa blanca en posada Cobo de Mar (Mar de Cobo), $ 420 la noche en enero; triple, $ 500; cuádruple, $ 580; en febrero, $ 330, $ 400 y $ 470; DirecTV, $ 40 por día (www.co bodemar.com.ar).
Hotel Mar Chiquita, $ 240 diarios por persona, con desayuno, piscina, carpa o sombrilla, juegos, TV cable y estacionamiento; hasta 10 años, 50% (www.hotel-marchiquita.com.ar).
www.marchiquitadigital.com.ar
Miramar
El atractivo de las playas de Miramar se extiende hasta el balneario Mar del Sud. En el centro, el Paseo Costanero es acompañado por una bicisenda de 10 km de largo. Son muy recomendables las caminatas y cabalgatas por el Vivero Dunícola. La temporada arranca con un show de fuegos artificiales frente al mar, el 31 de diciembre a la medianoche. El 5 de enero, recital de Patricia Sosa.
El balneario Daytona anuncia la ampliación de sus carpas: con 2,5 metros cuadrados de diámetro serán las más grandes de Miramar. Su propietario, Lisandro Martínez Blanco, explica que incluirán una mesa, 4 sillas, reposera, acceso a una piscina y recreación para chicos con profesores y advierte que “el alquiler de servicios de playa aumentó 25% en el partido de General Alvarado con respecto a la temporada anterior”.
Alquiler de casa o chalé de dos dormitorios, $ 12.635 en enero; en febrero, $ 9.453; departamento de 2 ambientes, $ 11.211 en enero y $ 8.483 en febrero.
Habitación doble con desayuno y TV cable en el hotel Ideal costará $ 540; Superior, $ 610 (www.h-ideal.com.ar). Picada de mariscos para 4 personas en Las Tablitas, $ 220.  
www.turismodemiramar.com.ar
Necochea
Una de las novedades de esta ciudad-balneario con más de 20 km de playas es el complejo termal Médano Blanco, en una zona rural. Pesca, paseos hasta las cascadas del río Quequén, el Parque Lillo, surf en Quequén y enormes dunas en Costa Bonita. También hay playas amplias, cabañas y campings en Arenas Verdes y San Cayetano.
Depto. para 6 con dos dormitorios, wi-fi, TV cable y microondas a dos cuadras del mar, entre $ 450 y $ 500 por día en enero; frente a la playa, de primera categoría y con piscina, de $ 600 a $ 800. Casa para 6 con garaje, parrilla, patio y jardín, de $ 300 a $ 1.000 diarios.
Entrada a las termas, $ 49; 3 a 12 años, $ 33; jubilados, $ 37.
Tren del Parque Lillo (paseo de 2,2 km hasta Lago de los Cisnes), $ 20; 4 a 11 años, $ 15; vuelta corta, $ 12 y $ 10.
Camping Lillo, $ 53 o $ 55 por persona (según el sector); dormy, $ 87; habitación, $ 130 (www.campinglillo.com.ar). 
Siete noches para 2 adultos y 2 chicos, desayuno, spa, piscina y TV cable en el hotel Ñikén, $ 6.804 (www.niken.com.ar). 
Cabaña para dos personas Río Quequén con desayuno, TV cable e hidromasaje, $ 4.760 las 7 noches; para 4, $ 6.930 (www.cabaniasrioquequen.com.ar).
www.necochea.tur.ar 
Claromecó
El balneario más conocido del partido de Tres Arroyos cuenta con playas amplias y opciones de aventura: travesías en 4x4 y cuatriciclo, vuelos en parapente, cabalgatas, pesca deportiva, kitesurf y paseos hasta el faro y el Caracolero. Reta y Orense brindan playas más agrestes y abundante pesca. También son muy tranquilas las playas de Marisol, cerca de Oriente, donde sorprenden las cascadas del río Quequén Salado.
Casa para 4 a 7 personas cerca del faro, con patio y parque, DirecTV, vajilla y microondas (permiten mascotas), $ 5 mil a $ 9 mil la quincena; cabaña para 4, $ 350 a $ 450 por día.  
Carpa en el balneario Samoa, con wi-fi, vestidores, 4 sillones, mesas, percheros, agua para mate, diarios, revistas, guardería de elementos, descuentos en clases de gimnasia y yoga y sanitarios para gente con capacidades diferentes, $ 4.650 la temporada, $ 3.100 el mes, en enero (en febrero, 15% menos), $ 1.750 la quincena, $ 950 la semana y $ 150 por día; sombrilla, 50% menos que la carpa.
Habitación doble en el hotel Aiten.co con desayuno, wi-fi, pileta y cochera, $ 660 la noche (mínimo, cuatro días) o $ 630 diarios por siete días como mínimo (www.aitenco.com.ar).
www.tresarroyosturismo.com
Monte Hermoso
Son imperdibles las imágenes del amanecer y el atardecer en este balneario con 32 km de playas. La cartelera de eventos y actividades es muy nutrida en verano: 5/1, Llegada de los Reyes Magos desde el mar con antorchas; 21/1, Fiesta del Verano con elección de reina y músicos en vivo; 8 al 10/2, Encuentro Nacional de la Poesía y el Mar; 16/2, maratón Monte Corre.
También se pueden agendar caminatas por la Rambla de madera, visitas al Museo de Ciencias Naturales, el Museo Naval y Faro Recalada, la laguna Sauce Grande y la desembocadura del río Sauce Grande en el mar.
Según el agente inmobiliario Daniel Luis, en Monte Hermoso los alquileres se incrementaron alrededor del 25 por ciento con respecto al verano anterior.
Casa para seis personas con dos a tres dormitorios, TV cable, heladera con freezer y microondas, de $ 600 a $ 1.000 por día; departamento para cuatro personas, $ 500 a $ 1.200 por día; alquiler diario de carpa en playa céntrica, $ 70 a $ 80; más lejos, $ 40 promedio.
Parcela de carpa para 2 en el camping Americano, $ 170 en enero; en febrero, $ 150; bungalow para 7, $ 1.200 en enero y $ 1.000 en febrero (www.camping americano.com.ar).
www.montehermoso.gov.ar
Pehuen Co
Ofrece el típico paisaje costero del sur bonaerense, caracterizado por la tranquilidad, playas anchas, dunas y bosques. Conviene llevar sombrilla porque aquí no es usual alquilarlas, así como tampoco carpas de playa. Para visitar, el Bosque Encantado (pinos, eucaliptos y cipreses, a 5 km), la Casa Barco, el barco hundido La Soberana, la Casa Molino y la zona de acantilados Las Rocas –12 km al oeste de la villa turística–, donde fueron hallados fósiles de vertebrados de 5 millones de años de antigüedad. Pehuen Có atesora un rico patrimonio arqueológico. Desde este balneario (ubicado en el camino de Monte Hermoso a Bahía Blanca) hasta el extremo sur de la provincia, también se pueden tener en cuenta Punta Alta, Arroyo Parejas, Punta Ancla, Villa del Mar, La Chiquita, San Antonio y Bahía San Blas, con playas extensas y pesca muy abundante.
En Pehuen Có, cabaña Líbero para cuatro personas con desayuno, limpieza, pileta, parrilla, TV cable, $ 700 por día; departamento para 4, $ 500 (www.liberopehuenco.com.ar).
Hotel Cumelcán, $ 180 por persona con desayuno, TV cable, limpieza, wi-fi y cochera; en diciembre y febrero, $ 150 (www.cumelcanhotel.com.ar). 
www.muncrosales.gov.ar

Archivo del blog

Red Amigos del Mundo Virtual